30/12/17

Que ES y que NO ES un Cerrajero

Sobre la profesión de cerrajero existen multitud de mitos, leyendas, bulos y, porqué no decirlo, informaciones mal intencionadas e incluso algunas (pocas) autenticas, que hacen de esta profesión algo en demasiadas ocasiones sospechoso y mal visto. La realidad, como suele suceder, suele viajar muy lejos de la ficción, pero creo que a veces vale la pena matizar y aclarar dudas al respecto. Así que, en este ultimo post de 2017, hagamos un pequeño repaso.

QUE ES UN CERRAJERO

- Un cerrajero es un profesional de la seguridad física en puerta y ventanas. Un especialista en accesos a casas, coches y negocios. Alguien preparado, por formación y en base a su experiencia y capacidad, para múltiples actividades, entre las que se encuentra, si, abrir puertas. Pero esta es solo una de esas actividades.

- Un cerrajero es un profesional acreditado, de alta en la Seguridad Social y Hacienda, que paga impuestos, con una sede física para su negocio o actividad e inscrito en una asociación profesional del sector (por ejemplo, Grupo Cerrajero) o en la federación nacional (UCES).

- Un cerrajero es a las puertas lo que un fontanero a las tuberías o un electricista a los cables. Recurra a uno para: cambiar el bombín de su puerta, reforzar la seguridad del acceso a su negocio, asesorarse en seguridad física o resolver un problema con el mando de su garaje. No lo llame para que le ponga un enchufe (y no llame a un carpintero para que le abra la
puerta si se deja las llaves por dentro...mejor llame a un cerrajero).

QUE NO ES UN CERRAJERO

- Un cerrajero no es un delincuente. De hecho, para formar parte de la profesión uno necesita acreditar que carece de antecedentes penales y varios años de actividad.

- Un cerrajero no acude a su hogar sin acreditarse debidamente y no le abre la puerta de su casa sin que le firme una ficha de descargo donde usted acredite que es el propietario u ocupante de la vivienda que desea que se abra. Un cerrajero tampoco es policía y no puede actuar como tal, por cierto.

- Un cerrajero no es un banco. Por eso no le va a robar en su cara. Si le piden 400€ por una apertura o bien vive usted en Ford Nox o bien le están tomando el pelo. Lo mismo si un fontanero le pide 500 por poner algo de teflón en una rosca y apretarla. No confundamos profesional con usurero. Si un cerrajero le cobra algo lo acreditará suficientemente en función del tiempo, el desplazamiento, el esfuerzo o el gasto en materiales... y los impuestos, que pagamos religiosamente como todo el mundo. Igual que un fontanero o un actor de televisión.

- Un cerrajero no es el primero que pega un anuncio con celofán a una farola donde pone "Cerrajero" y un número de teléfono. Un cerrajero de verdad describe bastante más sobre su marca, actividad y el nombre y teléfono de su negocio. Rechace imitaciones, si no puede hacerle factura es que no es cerrajero.

- Un cerrajero no es una ONG... ojalá. Les prometo que abrir puertas es divertidísimo y muy satisfactorio para el profesional, pero es un trabajo. Paga IVA, IRPF y debe además generar un beneficio para pagar comida, ropa y alojamiento, como cualquier trabajo. Pongamos que alguien le cobra 40€ por abrir la puerta de su casa sin mayores gastos ni desplazamientos. 8,40€ son el IVA al que está sujeta toda transacción, 7,27€ más serán impuestos a pagar por el autónomo, y otros 1,30€ se irán en gastos sociales (cuota de autónomo, por ejemplo) que habrá gastado (como mínimo) unos 45 minutos en acudir a su llamada y realizar el trabajo. Si asumimos que la hora de mano de obra especializada en España se paga a 23,60€... el profesional está perdiendo ya 2 euros en su servicio.


Así que, la próxima vez que series de televisión o espectáculos similares quieran tirar de tópico... mejor miren la viga en el ojo propio y dejen de ver la paja en el ajeno.



14/12/17

Que es una "Llave Incopiable" y porqué debo tener una en la puerta de mi casa

En demasiadas ocasiones no hacemos caso a las recomendaciones que nos hacen los expertos.

Ya sea porque nos creemos más listos que nadie, o ya sea porque realmente lo seamos, la verdad es que en materia de seguridad, sería bueno que hiciésemos caso de lo que dicen aquellos que dedican días y noches a pensar en como hacer más segura nuestra casa o negocio.

Esta introducción viene al caso de las últimas recomendaciones en relación al absoluto descontrol que existe por nuestra parte en saber, a ciencia cierta y con total seguridad, quien tiene copia de la llave de la puerta de nuestra casa. Hablamos de control real de un cerradura que lleva situada en la puerta de nuestro domicilio unos 10 años de media, que fue instalada nueva con 3 o 5 llaves originales y que desde ese día ha visto como copiábamos, recopiabamos y volvimos a copiar las llaves para que familiares en primer, segundo o tercer grado, empleados, amigos o vecinos puedan acceder a nuestro hogar por múltiples motivos (todos perfectamente justificables) como dar de comer a la mascota, cuidar las plantas, limpiar, hacer unas obras o cuidar de nuestros hijos/as.... y todo con una llave cuyo molde se encuentra por doquier en ferreterías y espacios dedicados a la copia de llaves y que cualquiera (repito, cualquiera) puede copiar a voluntad solo con entregar un molde viable de la llave. Y esto en una vivienda en propiedad, sin dueños anteriores... mejor no pensar en un piso en alquiler.


Hagamos un ejercicio: Coja su llavero y mire sus llaves. Obsérvelas y díganme, ¿en cuantas pone "JMA" o "Silka"?... si la respuesta es "en la mayoría", es que todas y cada una de ellas son copias. Como pueden ver en las fotos que ilustran este post, los moldes originales de llaves, las que pertenecen originalmente al bombillo recién comprado e instalado, llevan el nombre o anagrama del fabricante (CISA, TESA, CVL o Ezcurra, por ejemplo) mientras que los moldes de copia llevan el nombre o anagrama del fabricante de moldes. En el caso del mercado español, el más conocido y vendido es el vasco JMA, seguido de cerca por el suizo Silka y ya a cierta distancia, por el también vasco Aguive (que fabrica moldes para El Corte Ingles) o por los que copia y distribuye la multinacional Mister Minid.

Ya, ya se lo que piensan: "es inevitable". Pues no, no lo es. Los fabricantes de llaves tienen la opción de patentar sus diseños de llave, lo que hace inviable que existan moldes de sus llaves en el mercado. Además, la violación de una patente es un delito gravemente castigado, con años de cárcel y multas escandalosas... nada con lo que bromear, la verdad. Así que, si uno quiere que las llaves de su casa no sean objeto de copias indeseadas, no tiene más que contar con un bombillo con llave incopiable como el KABA ExperT® que nos encanta representar en Mi Llave Cerrajeros. Descúbrelo y deja de preocuparte por quien tiene copia de las llaves de tu casa.


7/12/17

"Mi puerta no se abre con una tarjeta!"

Vayamos por partes. Desde Mi Llave Cerrajeros recomendamos encarecidamente que cuando salga de su casa o piso cierre con llave. La razón es simple; abrir una puerta que se ha condenado únicamente con el resbalón es como dejarla abierta.

Internet está plagado de tutoriales a mayor gloria de ladrones y oportunistas, que nos enseñan como abrir la puerta de nuestra casa "si nos dejamos las llaves por dentro". Obviamente, desde Mi Llave recomendamos que llame a un cerrajero, pero en no pocas ocasiones y por mucho que se empeñen los "manitas" de Youtube, no le quedará más remedio.
A la cuarta tarjeta o carnet destrozado, tras usar el plástico de una botella, la radiografía y un par de más de trucos "infalibles" sacados de Internet, no pocos residentes terminan por llamarnos para que abramos su puerta que (vaya por dios!) no se abre tan fácil como dicen.

Dejando a un lado la habilidad de unos u otros, lo cierto es que la industria de la cerrajería avanzó mucho en este sentido a raíz de que en los primeros años 90, una oleada de robos en domicilios por el método del "Tarjetazo" recorriese España e hiciese saltar la alarma.

La llegada del marco metálico es en gran parte la culpable de esta circunstancia (unida a mejores resbalones, con hendidura y con piezas múltiples) y la que impide (no siempre, esto también hay que decirlo) que podamos abrir una puerta con tanta facilidad.





En la diversas imágenes que veis ilustrando este post tenéis algunos ejemplos de marcos y cerraduras multipunto simples (no de seguridad, ojo) que incluyen marco metálico y que están detrás de la dificultad para abrir puertas cerradas únicamente con el resbalón. En casos como este lo que necesitas es un cerrajero...y no un tutorial de Internet ;-)

2/12/17

La realidad del asalto a domicilios: así funcionan los ladrones

Mucho se ha escrito y dicho sobre la forma en que más seguros podemos estar en nuestra casa; cilindros de seguridad, puertas blindadas, cerraduras "invisibles"...

Siempre es bueno ir a los expertos y, en este caso, a José Miguel Ángel Olleros, una de las voces autorizadas con mayor prestigio en nuestro país.

De su autoría es este cuadro, del que podemos extraer información más que interesante.

Para empezar, en España en 2015 se producían 352 robos al día en domicilios de los cuales solo se resolvía un 11%. Aunque esta cifra ha ido descendiendo, lo hace a un ritmo mínimo (solo un 2,7% menos en 2016), por lo que la seguridad en la puerta de nuestra casa debería seguir siendo una prioridad para todos.

Además, el tiempo medio para romper el cierre de una vivienda sigue rondando los 3 minutos, lo que deja también clara la necesidad de mejorar la seguridad de nuestras cerraduras y cilindros (8 de cada 10, recordemos, están anticuados o son obsoletos).





Además, y contra lo que se pudiese pensar, la mayoría de asaltos se producen durante el día y en jornada laboral (más del 70%). Pero más allá de las frías cifras, el experto nos dice algo más.

El bumping y tarjetazo son los métodos más habituales de robo...aparentemente.
Afirma Ángel Olleros que: "Como estamos rodeados de indocumentados, el bumping se ha convertido en el método más socorrido para cuando no se sabe como se ha entrado en una vivienda o cuando interesa cuantificarlo así."

En argot, un "tarjeta" significa que la cerradura no ha quedado cerrada y si bien hace algún tiempo (varios años), a veces olvidábamos echar la llave con varias vueltas, ahora es algo excepcional y la mayoría nos acordamos de cerrar con llave.

El bumping es un método eficaz únicamente en algunos modelos de bombillos, tales como Ezcurra DS15, MCM, TESA T60 y alguno más. Sin embargo, durante más de
20 años, estos modelos han sido los más vendidos por almacenes, ferreterías, cerrajerías y promociones inmobiliarias, de manera que existen innumerables viviendas con estos bombillos en sus puertas, pero el método bumping no es efectivo en el resto de bombillos instalados.
Sin embargo, para el experto, "Es mucho más preocupante la protección de copia de llave en los siguientes años que la preocupación por bumping"

Ángel Olleros sostiene que "Con el método bumping existe alarma social porque interesa comercialmente a muchos interlocutores; se venden más bombillos de alto precio, la aseguradoras negocian indemnizaciones a la baja y la policía tiene la excusa perfecta cuando no sabe como han entrado, … ya digo, a muchos les interesa sumarse a la ola del bumping pero es más un concepto de marketing, que un problema real"
Así que, en opinión del experto: "¿Cómo han entrado si no hay evidencias de violencia?
Pues, porque tenían la llave!"
Contar por lo tanto con un cilindro de seguridad con llave incopiable como el KABA ExperT® es otra manera de evitar que oportunistas e indeseables terminen por asaltar nuestra casa sin dejar señales evidentes de un asalto. Los cilindros KABA ExperT® permiten únicamente la copia tras la presentación de la correspondiente tarjeta por parte del propietario y tras confrontar la firma de este con la firma depositada por el mismo/a en nuestras tiendas. La copia solo se realiza en origen (en la fabrica KABA en Austria) y tarda una semana en ser entregada. Una forma de saber en todo momento quien tiene acceso a nuestra casa y evitar las técnicas más habituales de asalto a domicilios como el socorrido bumping, la extracción, la ruptura o el taladrado.