14/1/18

Copiar la llave de mi coche: Fácil y rápido, si sabes donde

A medida que la tecnología ha ayuda a mejorar la seguridad en los automóviles, también se ha ido complicando lo que era un proceso sencillo, rápido y no demasiado caro: la copia de llaves de coche.

 Desde el año 2.000, casi todas las marcas y modelos incluyen la tecnología de chips como parte del mecanismo de arranque del motor, lo que ha llevado a complicar y encarecer (además de hacer mucho más seguro, evidentemente) el proceso de copia. Así, donde antes por unos 6,00 u 8,00 euros uno podía conseguir replicar la llave de su turismo, ahora la cosa se ha elevado enormemente. Más aun si uno decide que la mejor manera de copiar esa aparentemente compleja llave es acudiendo al concesionario. Hablemos de precios.

Un original de la llave de su Opel, Renault, Citröen o Fiat puede rondar los 180 euros. Hablamos de la llave y el mando instalados en un concesionario y siempre dependiendo de la marca y el modelo porque la cosa puede elevarse a los 250 euros sin demasiados complejos. En el caso de marcas como Volswagen, Audi o BMW y Mercedes, el precio empieza en los 250 y se mueve a esos niveles.
Siempre, repito, en el caso de llaves con mando a distancia, originales, pedidas a fábrica a partir de nuestro número de bastidor.
Pero... ¿y si todo lo que yo quiero y necesito es una llave que abra y arranque mi coche?. En ese caso, el concesionario nos ofrece un duplicado que no suele bajar, en la mayoría de los casos, de los 80 o 90 euros y que, atención, a veces debemos buscarnos la vida para que un cerrajero o profesional de la copia de llaves nos termine de cortar, porque el concesionario recibe los originales en bruto. Si, si, en bruto y sin cortar.

Sin embargo, todo esto tiene remedio y desde hace tiempo. Vayamos por partes.

Lo primero es definir que queremos y que necesitamos. Queremos un duplicado de la llave de nuestro coche que nos permita abrirlo y arrancarlo. Y esto es posible en un establecimiento debidamente autorizado para hacer copias que puede replicar el chip de nuestra llave, algo no tan sencillo como pueda parecer. Dependiendo de la marca y el modelo, la operación obligará a hacer varias intervenciones en el vehículo para poder replicar la encriptación de la marca y modelo en una llave cortada por profesionales. Pero, en todo caso, esta operación y nuestra nueva llave debidamente probada y garantizada, no debería de costarnos más de 50,00 euros. Si, he dicho 50. El ahorro es significativo.

Otra cosa es que uno desee copiar también el mando a distancia, una operación más compleja y cara, que exige de más maquinaria y medios al cerrajero-duplicador, intervención en el ordenador de a bordo del coche incluida y que elevará el coste a cerca de los 120-150 euros, un precio que de todos modos también es sensiblemente menor que en el caso de querer obtener un duplicado de nuestra llave en el concesionario.

En Mi Llave Cerrajeros, en el C.C. Finisterrae en Cee, duplicamos todo tipo de llaves para todo tipo de vehículos (No mandos) con chip y perfectamente preparadas para abrir y arrancar nuestro coche. Y solo por 40,00€.
Consúltenos.

11/1/18

Que es una puerta acorazada y que no lo es

Hasta finales de los años 90, una "buena puerta" en un domicilio consistía en una puerta de madera, más o menos gruesa, con unas buenas bisagras, tres, que no contaban en ningún caso con refuerzo al marqueado (eso pequeños insertos que unen puerta y marco cuando esta se cierra) y con un único punto de cierre en forma de petaca a la altura de la cerradura. 
Esto cambio con el boom inmobiliario y con el nuevo siglo. Entre las novedades que los nuevos pisos y urbanizaciones ofrecían se encontraban unas puertas de madera, gruesas, con buenas bisagras anti palanca y cerraduras de 3 y hasta 5 puntos de anclaje, con balones en vez de petacas y una lamina metálica en el marqueado interno.

Y por alguna razón esto pasó a ser considerado una puerta "de seguridad", algo totalmente falso y engañoso. Porque una puerta de seguridad, acorazada o blindada son cosas totalmente distintas, como ahora veremos. Vamos por partes y definamos primero:

La Puerta blindada  es una puerta de entrada cuya estructura, tanto del marco como de la hoja de la puerta, está fabricada en madera. Son puertas con un cierto grado de resistencia, que suelen contar con algunos refuerzos de hierro pero que no logran contener los ataques externos más profesionales y que además son muy conocidas por los ladrones. 
La cultura popular engaña a muchos usuarios que deciden adquirir una puerta blindada, ya que el término "blindada" suele aparentar una resistencia no acorde a la realidad.

La Puerta Acorazada es una puerta fabricada en acero y diseñada con placas de madera con una función puramente estética. Una puerta acorazada es mucho más resistente que una puerta blindada, ya que los materiales de fabricación y los complementos de seguridad tienen mayor calidad y resistencia ante los ataques de los ladrones profesionales.
El término "acorazada" no es tan conocido como blindada, pero en este caso hablamos de una puerta con materiales superiores en términos de resistencia y que se adapta perfectamente en el apartado estético.  

 En 2013, la normativa española UNE-85160 dejó de diferenciar entre los términos de puertas acorazadas o puertas blindadas y pasó a denominarlas como puertas de seguridad. Estas puertas se basan en el grado de seguridad y resistencia frente a ataques y están certificadas mediante ensayos y normativa. La seguridad de las puertas no se mide por materiales o conceptos, sino por clases certificadas. Actualmente existen 5 tipos de clases de menor a mayor seguridad: Clase 1, Clase 2, Clase 3, Clase 4 y Clase 5.

Las clases 1 y 2 no son apenas resistentes frente a ataques del exterior, siendo fácilmente violables con ataques básicos mediante palancas o ganzúas profesionales. En estos tipos de puertas se encuentran la mayoría de puertas blindadas y muchas puertas acorazadas que no han llegado a clases superiores. La clase 3 es la que marca la denominación de puerta de seguridad. Es decir, para que una puerta sea considerada como puerta de seguridad debe tener al menos una clase 3 de resistencia ante los ataques. Esta clase se consigue mediante ensayos profesionales y certificaciones que garanticen que la puerta realmente es capaz de evitar el forzado de la misma frente a herramientas profesionales.

La clase 4 y la clase 5 también están catalogadas como puertas de seguridad y ofrecen una protección y resistencia mayor que las de clase 3. Estas puertas especiales están preparadas para evitar ataques realizados por verdaderos profesionales del robo y el asalto. Son unas puertas que brillan por su robustez, diseño y que han demostrado mediante ensayos que están verdaderamente preparadas para proteger del robo frente a asaltantes experimentados con herramientas profesionales.

Las puertas de grado 5 son obligatorias para ciertos comercios considerados peligrosos por su tipo de sector, como joyerías o empresas de seguridad. 

Mi Llave Cerrajeros, en colaboración con Eurosegur, ofrece un amplio catálogo en puertas de seguridad de grados 3, 4 y 5, dentro del catálogo ofertado por el Grupo García 

4/1/18

¿Cuanto cuesta un cerrajero?

El tópico es claro: un cerrajero cobra 300 euros o más por abrir una puerta soplándole encima y sin sudar. Así se representa por todas partes y así lo afirman en televisión (aunque sea con "humor")


No solo esta serie, con amplia audiencia, se ceba así con la profesión sin base documental (más allá de las anécdotas e informaciones que cada cierto tiempo surgen con total ausencia de datos y base y llenas de tópicos y clichés) sino que son muchos los infundios semejantes. No se leen así sobre, por ejemplo, electricistas; "Un electricista pide 300 euros por poner un enchufe y cambiar una bombilla", ¿os imaginais?. Sin embargo la cerrajería si recibe esta mala prensa.
Así que hoy queremos ofreceros una idea general de porque las cosas cuestan lo que cuestan y que es lo razonable en cuanto a abrir puertas.

Para empezar: un cerrajero no es un carpintero. El primero hace lo que hace en función de unas habilidades y conocimientos diferentes al segundo. Clavar un clavo es relativamente fácil, vale, pero abrir una FAC con refuerzo no. Solo una de cada 4 puertas que el cerrajero acude a abrir está cerrada únicamente con el resbalón y sin vueltas de llave. El mito  de las puertas que se abren con una tarjeta, además, es más bien un mito que una realidad y en 2 de cada tres casos, esa puerta termina obligando a un trabajo de mayor duración, habilidad y uso de medios técnicos que los de una simple lamina o tarjeta.

Un cerrajero cuenta con un completo maletín de herramientas donde, además de las propias de la profesión viajan martillos, destornilladores, taladros, extractores, "cascanueces", etc... un material que es pura inversión y que debe ser repuesto por el profesional, como en cualquier otra profesión...y no es barato.
El cerrajero, además, no se "materializa"  en el lugar desde el que lo llaman. Ha de viajar hasta allí y eso implica kilometraje, a razón (según lo indicado el BOE) de 0,19 céntimos por kilómetro. Supongamos que el cerrajero ha de desplazarse 30 kilómetros para llegar a nuestro domicilio, lo que implica 60 de coste (ha de venir y volver) con un coste de unos 12 euros que añadir a nuestra factura. Sumemos a lo que sea que deba hacer en nuestra puerta el IVA y el IRPF correspondientes (un 40% de aumento, no lo olvidemos) y llegaremos sin muchos problemas a los 50,00€, que es la media que se cobra en la mayoría de lugares por abrir una puerta en horario diurno de lunes a viernes.

Pero, ¿y si nuestro problema se manifiesta un sábado, a eso de las 2 de la mañana?. Si creéis que es agradable que te llamen a altas horas de la madrugada en fin de semana para que acudas a una vivienda porque sus residentes han olvidado por dentro sus llaves... es que no trabajais ni de noche ni en fin de semana. Pero allá que va el cerrajero, que luego pedirá, (también de media) unos 100,00€ euros por esa apertura. Si añadimos nocturnidad según convenio colectivo (más del 20%) y fin de semana (otro 10%) tenemos que a los 50 euros deberíamos sumar otros 15,00€ por hora y eso nos acerca cada vez más a los 75 que Mi Llave Cerrajeros cobra por apertura con nocturnidad y en fin de semana.

Nuestro precio base son 30,00€ en horario diurno y de lunes a viernes por una apertura que lleve menos de una hora y sin obra o reposición de bombillo. En caso contrario todo depende del precio del nuevo bombillo y del tiempo.


2/1/18

Si, puedes (y debes) cambiar el bombillo en tu piso de alquiler

Aunque existen muchos bulos, mitos y rumores alrededor de este asunto, el hecho cierto es que la ley permite a los inquilinos de un inmueble sustituir el bombín de la puerta de su piso en alquiler en el tiempo que decidan en el interior del inmueble.

Con lo difícil que está hoy en día conseguir un contrato de alquiler en determinadas ciudades, una vez encontrado, las prisas pueden hacer que nos metamos de cabeza a firmar documentos sin acabar de tener todas las dudas resueltas. Una de las primeras que suele surgir al entrar a vivir a un piso de alquiler es si se puede o no, dentro de la ley, cambiar la cerradura después que te hayan entregado varios juegos de llaves.

En primer lugar, es bueno preguntar todo lo que necesario al gestor inmobiliario, o en su caso, directamente al propietario sin importar que ya hayas firmado el contrato. Seguramente a ellos también les interesará comentar contigo cualquier punto que no haya quedado claro.

Aún así, hay algunos derechos que te corresponden como inquilino y están amparados por la ley, por ejemplo el de la privacidad del domicilio (el derecho a la inviolabilidad del domicilio se encuentra recogido en el artículo 18.2 de la Constitución, que dice, entre otras cosas: “El domicilio es inviolable....) lo que te permite cambiar el bombín de la cerradura para tener una llave nueva sin necesidad de pedir el consentimiento del propietario.
Como explicamos en otro post, en un cilindro común y corriente la copia de la llave es tan sencilla como contar con una y llevarla a cualquier ferreterías o tienda de copia de llave y pedir un duplicado. es por esto por lo que es más que probable que en un piso en alquiler por el que han pasado un numero indeterminado de inquilinos el numero de copias en circulación tienda más bien a infinito.

Con este cambio, ganas en tranquilidad y aseguras que ningún inquilino anterior del piso, ni el mismo propietario tengan una copia de la llave, de modo que no puedan entrar a tu casa sin permiso. Siendo el piso alquilado donde vives la vivienda habitual, y no la del propietario, si éste decidiera entrar en él sin tu permiso, estaría incurriendo en un delito de allanamiento de morada. Además, el artículo 202 del código penal señala que el particular que no habite en la vivienda no podrá acceder sin consentimiento expreso. Por tanto, el propietario no tiene derecho a exigir una copia de la llave de la nueva cerradura.

Sí debes tener en cuenta, que al acabar tu contrato, o dejar el piso, tendrás que volver a colocar la antigua cerradura y devolver sus respectivas llaves, o bien entregar tantas copias de llaves de la nueva cerradura como te entregaron.