26/2/18

El cerrajero...mejor que sea legal

Se habla y mucho sobre qué es y qué no es un un cerrajero, sobre el coste de su trabajo y lo que implica abrir la puerta de un domicilio o negocio.
Pero en demasiadas ocasiones se ignora que existen leyes que regulan la actividad de los cerrajeros y que definen por si mismas qué está bien y qué no está bien en la práctica de la cerrajería de seguridad.

Para empezar, un cerrajero lo es si está debidamente registrado y, en ausencia de un registro oficial, ese control lo llevan las asociaciones profesionales. Grupo Cerrajero, Asmace, Cerracor, Apecs o la federación nacional UCES son algunos de los que actualmente tienen potestad para registrar la actividad de los profesionales de la cerrajería como tales. En nuestro caso, Mi Llave Cerrajeros es miembro de Grupo Cerrajero,  una entidad de carácter estatal, que agrupa a decenas de miembros en las 17 comunidades autónomas. Y como miembro reconocido, los cerrajeros de Mi Llave hemos tenido que demostrar que estábamos al corriente en materia legal (de alta en la seguridad social y hacienda, con certificado de penales limpio y debidamente formados) y que llevábamos más de 2 años en ejercicio.


Además, en cumplimiento de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, que en su artículo 25 afirma cuales son las "Obligaciones de registro documental" que deben seguir los cerrajeros y "Las personas físicas o jurídicas que ejerzan actividades relevantes para la seguridad ciudadana, como las de hospedaje, transporte de personas, acceso comercial a servicios telefónicos o telemáticos de uso público mediante establecimientos abiertos al público, comercio o reparación de objetos usados, alquiler o desguace de vehículos de motor, compraventa de joyas y metales, ya sean preciosos o no, objetos u obras de arte, cerrajería de seguridad, centros gestores de residuos metálicos, establecimientos de comercio al por mayor de chatarra o productos de desecho, o de venta de productos químicos peligrosos a particulares, quedarán sujetas a las obligaciones de registro documental e información en los términos que establezcan las disposiciones aplicables". 

Ese registro implica que, cada vez que se nos requiere para abrir un puerta (por ejemplo) debemos cumplimentar una ficha que identifique a quien nos solicita el servicio y donde lo hace. También llevamos registro de donde y a quien le sustituimos un cilindro, le cambiamos una cerradura o le hacemos cualquier otro servicio que implique la modificación en el acceso a una vivienda o negocio.

Por todo ello, es muy importante que, si se ve en la necesidad de contar con los servicios de un cerrajero, cuente con los de un auténtico profesional que se haga cargo no solo de resolver su problema sino que lo haga, además, dentro de la ley.

Cuenta con nosotros para ello en Cee y la Costa da Morte desde el 606 980 758