23/3/18

Como protejo mi casa contra el bumping

Un vídeo, distribuido de forma anónima vía redes sociales (a nosotros nos llegó por WhatsApp)  ha hecho saltar de nuevo las alarmas al respecto de la seguridad en domicilios y comercios ante el bumping. El vídeo muestra a un ¿profesional? de la cerrajería utilizando llaves preparadas para abrir una cerradura Ezcurra a la que se le habían dado dos vueltas de llave. Como ya sabréis los que nos sigáis, se trata de una técnica más que conocida y usada por los amigos de lo ajeno en España desde la década de los noventa.

Pero esto no ha evitado que muchas personas se sobresaltasen por lo evidente de la técnica, lo que nos ha llevado a ofreceros hoy está información para defender vuestros hogares del bumping de forma sencilla y rápida.

Para empezar, el bumping no es nuevo. Mafias de la Europa del Este la habrían introducido (supuestamente) hace ya más de 20 años en nuestro país y desde entonces son multitud los artículos, vídeos y especialistas que la han dado a conocer. No solo no es novedad, es que ya está superada por otras.
Dicho esto, nunca está de más saber un par de cosas antes de alarmarse y buscar así soluciones para proteger mejor nuestro domicilio:

1- Todas las puertas no deberían usar la misma marca de cilindro.

El éxito del bumping se basa en parte en el éxito comercial de determinadas marcas de bombillos y cerraduras. Ezcurra, TESA, LINCE, CVL, CISA... marcas que vendieron miles de cilindros en la época gloriosa del desarrollismo en los primeros años 2000 y hasta que explotó la burbuja inmobiliaria. En nuestro país existen multitud de edificios donde todas las puertas de todas las plantas de todos los edificios en una urbanización están cerradas con bombines de una misma marca y modelo.
La EZ-DS15R es sin duda la más popular, pero hay otras muchas. Así, un mismo "chorizo" con una sola llave preparada puede hacer su "agosto" particular en una urbanización. Muchas veces, simplemente un cambio de cilindro a una marca diferente a la de todos los demás vecinos del bloque puede ser suficiente para evitar ser uno más cuando pase una oleada de asaltos en el vecindario.

2- Actualizarse es protegerse.

Un bombillo tiene una vida media de 10 años. El "parque" nacional de cilindros, como ya en su día advirtió la federación de cerrajeros UCES está obsoleto y 8 de cada 10 bombines debería ser sustituido. En muchos casos, un cilindro actual de más de 45,00€ (esto debe ser comprobado al adquirirlo, ojo) introduce ya elementos antibumping que hacen muy difícil, por no decir imposible, que se use esa técnica contra el.

3- La llave incopiable o patentada es una garantía.

El bumping se basa en la existencia de moldes viables de llaves muy populares. Una llave sin patente, como la Ezcurra DS15R, es un reclamo para los que utilizan el bumping como técnica en asaltos a domicilios. Es relativamente fácil conseguir moldes con los que preparar llaves que después usar para delinquir y eso nos solo es responsabilidad de los chorizos sino también de un deficiente sistema de control en la comercialización de los moldes. Para una mayor seguridad, contar con un bombillo con llave incopiable, patentada y de la que no existen moldes en el mercado, suma un plus de seguridad contra el bumping en nuestra cerradura.

4- Un cilindro certificado con norma UNE1303:200 resolvería nuestros problemas.

Puede parecer caro comprarse un cilindro de 130,00€ para una puerta, pero a la larga compensa y mucho. Un cilindro cubierto por la norma UNE1303:200 nos asegura que nuestra cerradura no solo está protegida contra el bumping sin también contra el ganzuado, la extracción, el taladrado, la rotura e incluso contra los oportunistas que, pudiendo hacer una copia de nuestra llave, no lo lograran porque está patentada y no se puede copiar en cualquier parte. Cilindros como el KABA® ExperT, pero también el KESO Omega 8000, el EVVA 3KS Plus y otros similares aseguran que nuestra puerta resistirá al bumping y a estas otras técnicas, menos espectaculares tal vez pero igual de efectivas a la hora de querer robarnos lo que es nuestro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario