20/3/18

Si el cerrajero que acude a tu llamada no te pide esto... desconfía


Cuando llames a un verdadero cerrajero para que abra la puerta de acceso a tu vivienda, oficina, local comercial, etc… porque has perdido la llave, o te la han robado, o la cerradura se ha estropeado… antes de realizar el trabajo, debemos asegurarnos que eres el legítimo propietario, o en su caso el arrendatario del espacio.

Hay varias diferencias entre un autentico profesional y un chapuzas. La principal, para muchos, es la "pinta", un error de bulto en demasiadas ocasiones. Otros creen que la diferencia está en el precio, algo que tampoco sirve en muchas ocasiones como baremo.
Pero, en el caso de los cerrajeros, es bastante sencillo diferenciar un profesional de otra copia. Un cerrajero es un profesional de confianza y aquel que no cumpla con este decálogo... puede llegar a ser un autentico problema. Veamos por qué:

Vale la pena recordar el Artículo 18.2 de la Constitución, que dice; “…el domicilio es inviolable sin que ninguna entrada o registro pueda hacerse sin el consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito…”

Es decir, que si el propietario o arrendatario no se encuentra presente, solo se puede acceder a una vivienda u oficina si lo ordena un juez, o si está produciéndose un delito o un siniestro en su interior.
Como esto ocurre en contadas ocasiones, en Mi Llave Cerrajeros trabajamos siempre con la presencia o el consentimiento, si no pudiera acudir, del propietario del inmueble del cual vamos a abrir la puerta. Para esto pedimos a todos/as los/as que nos llaman que cubran y firmen una Ficha de Descargo, donde asumen que son los titulares o arrendatarios del inmueble y que están debidamente autorizados para acceder a su interior.

Es también interesante recordar que la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en su articulo 202, apartado 1, afirma que: "El particular que, sin habitar en ella, entrare en morada ajena o se mantuviere en la misma contra la voluntad de su morador, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años". Y, a fin de cuentas, ese es el carpintero o trabajador indocumentado que acaba de abrir tu puerta sin acreditarse ni pedirte ningún tipo de documento o información que te faculte para abrir esa puerta y entrar en ese domicilio...

Si somos exigentes en este extremo puede ser por varias razones, por ejemplo:

1- La persona que nos solicita el servicio es alguien que quiere ocupar la vivienda, o robar en el local, o cometer algún otro tipo de delito en su interior.
2- La persona tiene una orden de alejamiento de la vivienda y ya no puede acceder a su interior
3- La persona comparte piso, pero ya no puede acceder al interior ...etc

En cualquiera de estos y otros casos, esa ficha de descargo es la única prueba real de que se ha cometido un delito.

Además, un cerrajero deberá acreditarse como profesional del sector, con placa y sello, para demostrar que:
- Está debidamente dado de alta
- Carece de antecedentes penales
Estos dos extremos son muy importantes, sobre todo si queremos acreditar, ante las autoridades o simplemente ante nuestra aseguradora, que nos han tenido que abrir la puerta de casa por una avería o similar.

Así que ya sabes, cuando solicites los servicios de un cerrajero de urgencia, pídele que se acredite y no te extrañes si te solicita la información pertinente. Es más, no te fíes de ese profesional en caso de que no lo haga.

En Mi Llave cerrajeros estamos debidamente acreditados y somos miembros de Grupo Cerrajero, una de las principales asociaciones profesionales del sector, reconocida y autorizada por el Ministerio del Interior. Igualmente, nuestro administrador y gerente, José Luis Louzán, es Perito Cerrajero, adscrito a la Asociación Profesional Colegial de Peritos, ASPEJURE 


No hay comentarios:

Publicar un comentario