15/6/19

Vacaciones sin problemas... depende de ti

Muchos de nosotros en vacaciones disponemos de una segunda vivienda en la que pasar ese tiempo de relax con la familia, bien una pequeña casa, bien un apartamento cerca de la playa.

Cuando estas vacaciones terminan es imprescindible mantener nuestra segunda vivienda a salvo de posibles malhechores, ocupas y demás oportunistas que pretendan acceder a ella. Estas viviendas, al no ser nuestra residencia habitual, podrían no gozar del control que tiene nuestra vivienda principal,  algo de lo que un ladrón se percata enseguida. Algunos consejos que nos ayudarán a evitar sustos innecesarios podrían ser:


1. Por un lado nunca está demás contar con alguien de confianza que pueda pasarse cada cierto tiempo por la vivienda, recoger el correo, abrir y cerrar ventanas y persianas, regar las plantas e incluso limpiar un poco de vez en cuando. Muchas de las segundas viviendas suelen encontrarse en bloques de pisos que solo son utilizados en temporada estival o vacacional por lo que, prácticamente, todo el bloque está vacío. Es importante mantener una limpieza y aseo de la vivienda adecuado para que los posibles chorizos consideren que es una vivienda habitada y pasen de largo. Si por algún casual no dispones de una persona de confianza como un amigo o un familiar que pueda hacerte ese favor podemos contratar económico como el que dispensamos para la Costa da Morte con nuestro servicio Guardes.

2. Aunque se trate de una casa con jardín o un piso dentro de un bloque o complejo, es aconsejable no dejar escondidas nunca las llaves, ni bajo el felpudo ni dentro de una maceta o bajo una piedra. En zonas en las que se cuente con portero o conserje de vigilancia es posible dejar una copia de la llave por si surge algún inconveniente o imprevisto mientras no estamos. En los que no cuente con personal de seguridad, la manera más sensata de solucionar cualquier imprevisto es dejando la llave a algún vecino de confianza o a un servicio de atención cercano a la vivienda. El hecho de dejar escondidas las llaves en algún lugar cerca de la vivienda da vía libre a un ladrón para entrar.

3. Uno de los mejores consejos que un cerrajero profesional podría darnos para proteger nuestra vivienda es no llamar la atención.  La mejor manera de mejorar la seguridad de nuestra vivienda vacacional es optar por cambiar la cerradura por una de seguridad. Muchos modelos de cerraduras que podemos encontrar hoy en día en el mercado ya cuentan con un sistema antibumping, protegen la puerta de agresiones y protegen así la vivienda.

4. Por último un consejo que puede parecer obvio pero que es realmente importante es que nos aseguremos de cerrar bien la puerta. Nos referimos a echar la llave y comprobar que se ha cerrado correctamente al igual que comprobamos antes de marcharnos que hemos cerrado cualquier otra puerta, ventana, balcón, garaje, etc.

Estos consejos nos serán muy útiles para evitarnos sustos durante la temporada en la que no habitemos nuestra segunda vivienda, es imprescindible contar con un buen sistema de seguridad para nuestra puerta y en casos de emergencia con un cerrajero profesional cercano.

En invierno, las viviendas de segunda ocupación son el lugar preferido por los ladrones para robar cualquier tipo de bien que haya en el interior. Procura que su casa no sea víctima de este tipo de situaciones y protégela. Nosotros te ayudaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario